Comprueba la calidad del servicio mandándonos un texto de hasta 250 palabras que te trabajaremos GRATIS

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es una traducción jurada?

La “traducción jurada” es una traducción de carácter oficial y con validez jurídica. Es, grosso modo, una traducción certificada; es decir, es un documento que contará con la firma y el sello del traductor que lo haya realizado. Dicho de otro modo, es certificar que esa traducción es 100% exacta y verídica, algo que resultará utilísimo en cierto tipo de eventos oficiales. 

Así queda patentado en el Real Decreto 2555/1977, del 27 de agosto, donde, en su artículo 6 apartado 1º, dice, (y cito textualmente): «Las traducciones e interpretaciones de una lengua extranjera al castellano y viceversa que realicen los Traductores/as – Intérpretes Jurados/as tendrán carácter oficial, pudiendo ser sometidas a revisión por la Oficina de Interpretación de Lenguas las traducciones cuando así lo soliciten las autoridades competentes».

Para que una traducción jurada tenga carácter legal, ha de realizarse ante notario y dando fe pública de la veracidad del documento que haya sido traducido (sea cual sea el idioma del que provenga).

Es importante recalcar que no cualquiera puede realizar este trabajo: para que un traductor pueda llevar a cabo una traducción jurada, es imprescindible que este haya obtenido, con anterioridad, el título de “traductor – intérprete jurado”, el cual es concedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España.  

La diferencia más importante entre una traducción jurada y otra traducción ordinaria es que la jurada va a tener una validez totalmente legar ante organismos oficiales.

Para que te hagas una idea de su utilidad, puedes leer a continuación una lista de los documentos que precisan traducción jurada para su utilización mediante vía oficial:

  • Certificados de matrimonio.
  • Certificados de nacimiento.
  • Certificados de antecedentes penales.
  • Pasaportes.
  • Documentación de extranjería.
  • Estatutos.
  • Títulos y Certificados académicos.
  • Expedientes académicos.
  • Diplomas.
  • Sentencias judiciales.
  • Escrituras públicas.
  • Testamentos.
  • Poderes.
  • Prueba documental para su presentación en juicio.
  • Declaraciones de la Renta.
  • Cuentas Anuales.

Es importante precisar, para que lo tengas en cuenta, que una traducción jurada va a tener siempre el mismo formato, sea cual sea la traducción que se requiera:

-Por un lado, vas a ver la firma de la siguiente forma: “Don / Doña (nombre y apellidos), Intérprete Jurado de (el idioma que sea), certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al (lengua de destino a la que se haya traducido) de un documento redactado en (lengua de origen). En (lugar), a (fecha)”.

-Por otro, verás la firma del traductor jurado: Nombre, la leyenda “intérprete jurado de…” o “traductor – intérprete jurado de…” seguida del idioma para el que se obtuvo el nombramiento, dirección, teléfono y, en su caso, fax.

¿Cómo se convierte alguien en “traductor jurado”?

A día de hoy, solo se puede acceder a este servicio a través de un examen que convoca la Oficina de Interpretación de Lenguas, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Por supuesto, hay que cumplir ciertos requisitos:

  • Superar la mayoría de edad legal en España.
  • Tener la nacionalidad española, de un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo.
  • Poseer un título español de Graduado o Licenciado Universitario, Ingeniero Técnico, Arquitecto Técnico o equivalente. Es decir, cualquier título cuya correspondencia al nivel 2 o 3 del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior haya quedado establecida en virtud del Real Decreto 967/2014.
  • Aquellos aspirantes extranjeros deben poseer la credencial de homologación o de un certificado de equivalencia, emitidos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Deberán poseer, además, una serie de conocimientos previos para superar el examen:

  • Idioma: habilidades orales, comprensivas y escritas del “inglés”. En el último año, el ministerio solo abrió la convocatoria para ese mismo idioma.
  • Gramática y terminología: evidentemente, un traductor ha de tener un conocimiento profundo del idioma y conocer, en gran amplitud, la gramática, el léxico y la terminología española.
  • Conocimientos de traducción: es obvio que un traductor tenga conocimientos previos de traducción.
  • Conocimientos jurídicos: para comprender conocimientos legales y jurídicos.

El examen consta de las siguientes pruebas:

  1. Examen de 50 preguntas (+ 50 de reserva) sobre el temario. Prueba de carácter gramatical y terminológica. Es eliminatoria.
  2. Tres ejercicios, a realizar el mismo día.
    • Traducción de un texto castellano (literario, periodístico o ensayístico) del idioma escogido.
    • Traducción de un documento generalista castellano al inglés (sin diccionario).
    • Traducción de texto jurídico o económico al castellano (en esta, los diccionarios están permitidos).  
  3. Prueba oral: interpretación consecutiva frente a un tribunal.

Si cumples los requisitos y pasas las pruebas, ¡enhorabuena! Eres traductor jurado.

¿Qué diferencia una “traducción normal” de una “traducción jurada”?

Hagamos una lista básica con las principales diferencias entre ellas:

Traducción jurada:

-Tiene validez oficial y legal, de modo que podrás emplearla frente a organismos oficiales. Contando, además, con el respaldo que te da este tipo de servicio, y es que te da la tranquilidad de ser veraz y exacta.

-Al ser certificada, te va a asegurar la fidelidad real y total de que el texto está correctamente traducido a ese idioma, avalado, además, por el sello y la firma del traductor jurado. 

-Cuenta con la certificación del Estado español. Son más oficiales y legales.

-Se expiden obligatoriamente en papel (por la certificación que lleva).

La traducción simple:

No tiene carácter oficial, por lo que no te servirá para instituciones oficiales.

-En consecuencia, no cuenta con la certificación oficial del Estado español. Son más oficiales y legales.

-Puede entregarse tanto en formato papel como en formato digital.

En conclusión, si necesitas una traducción para presentarla ante un organismo oficial (para un juicio, para una empresa, o para cualquier entidad), lo mejor es que te asegures de contar con un experto en traducción jurada que te dé la tranquilidad de que lo que presentas es 100% verídico, totalmente certificado y homologado por el Ministerio… y, todo ello, con las enormes ventajas que te acabamos de enumerar y contando, por supuesto, con el mejor grupo de profesionales que puedas encontrar.

Si necesitas una traducción jurada, ¡contáctanos y te enviaremos presupuesto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Albera Traducciones LLC +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo con tus conocidos :)

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Compártelo en Linkedin
Compártelo en Whatssap

Déjanos un comentario

No te pierdas ninguno de nuestros artículos

Te iremos avisando de los nuevos post que vayamos creando y así no te perderás ninguno

Respuesta en 15 minutos